pleca-transparente.fw

Quiero retirarme joven, ¿cómo lo puedo lograr?

Seguramente la idea de retirarte ha pasado por tu mente alguna vez. Pero una cosa es querer y otra cosa es poder. La realidad es que la mayoría de los mexicanos no podemos retirarnos porque, desde el punto de vista financiero, no estamos listos. 

Estar listo para el retiro implica que se tuvieron que hacer varias cosas durante la etapa de acumulación. La etapa de acumulación es en la que somos productivos, generamos ingresos y acumulamos recursos. En México, la edad para retirarse y recibir una pensión por vejez es de 65 años de acuerdo con la Ley del Seguro Social. Una vez que una persona se retira a los 65 años, empieza la etapa de desacumulación de los recursos. Esta etapa de desacumulación puede durar en promedio, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 11 años más. El último Reporte de Estadísticas Sanitarias de la OMS dice que la esperanza de vida en México al nacer es en promedio de 76 años (de hecho, las mujeres viviremos más, pues la esperanza de vida de las mujeres es de 78.9 años mientras que para los hombres es de 73.1 años). 

Entonces, ¿qué tengo que hacer durante la etapa de acumulación para estar listo en el momento del retiro? 

La respuesta está en la Tasa de Reemplazo, que se define como el monto que se recibe por pensión durante la fase de desacumulación y se expresa como una proporción del sueldo recibido durante la vida laboral o fase de acumulación. Ejemplo: si tu último sueldo mensual antes de retirarte fue de 20,000 pesos y el monto que recibes mensualmente de pensión es 10,000 pesos, entonces la tasa de reemplazo es 50%. Según la OCDE la Tasa de Reemplazo promedio en México para quienes ahorramos para el retiro a través del esquema de contribución definida manejado por las Afores es del 29%; así que, utilizando el ejemplo anterior, una persona que ganaba 20,000 pesos en la fase de acumulación, en promedio va a recibir 5,800 pesos de pensión durante su retiro. No sé qué opinen ustedes, pero vivir un día con 20,000 pesos y al día siguiente con 5,800 pesos sería complicado. 

Aunque a muchos nos gustaría tener una tasa de reemplazo del 100%, esta no es una expectativa realista pues en el retiro no se acumulan ingresos al mismo ritmo que durante la vida laboral. Una tasa de Reemplazo que sí es alcanzable es más cercana a un 70-80%. 

1) Ahorrar: Un estudio realizado por Vanguard encontró que una tasa de ahorro adecuada es el factor que más incrementa la probabilidad de tener éxito en en el retiro (más que atrasar la edad de retiro o el costo que se paga por invertir dicho ahorro para el retiro). Además, la tasa de ahorro ideal para poder alcanzar una tasa de reemplazo de aproximadamente 70-80% debe estar entre 12% y 15% de los ingresos durante TODA la etapa de acumulación. 

Los trabajadores que se incorporaron al sector formal a partir de 1997 y están afiliados al IMSS o ISSSTE tienen una cuenta de ahorro para el retiro en una Afore. En la Afore, el trabajador que cotiza en el IMSS ahorra de forma obligatoria 6.5% de su salario base de cotización y dicha contribución la hace el patrón, el trabajador y el Gobierno Federal. Es importante mencionar que, las contribuciones están topadas para quienes tienen un salario base de cotización mayor a 10 UMAs. 

Cabe aclarar que la reforma al Sistema de Pensiones aprobada en 2020 incluye, entre otras cosas y a partir de 2023 un incremento de 1% en la tasa de ahorro cada año hasta llegar a 15% y aunque es una muy buena noticia que la tasa de ahorro obligatorio sea mayor, existen muchas personas que tenemos un buen tiempo ahorrando mucho menos a ese 12-15% que nos permitiría vivir con aproximadamente 70-80% de nuestro último sueldo durante el retiro. 

Es muy importante complementar el ahorro obligatorio que se hace en la Afore, es indispensable empezar a ahorrar entre 12% y 15% lo más temprano posible durante la vida laboral. A continuación, les comparto algunas opciones para complementar el ahorro para el retiro además de la parte obligatoria: 

  1. Ahorro voluntario en la Afore. Se pueden programar domiciliaciones automáticas y las aportaciones pueden ser sujetas de beneficios fiscales si se mantienen en la Afore hasta que se cumplan 65 años.
  2. Participar en el Plan de Pensiones que ofrezca tu empleador. Si tu empleador, como parte de las prestaciones ofrece un Plan de Pensiones para los empleados, participa en el plan y participa con la tasa máxima de ahorro permitida. En algunos casos el empleador también hace una contribución al plan de pensiones para sus empleados si el empleado participa. 
  3. Contratar un Plan Personal de Retiro (PPR). Existen varias Operadoras de Fondos de Inversión y Aseguradoras en México que ofrecen PPRs como parte de su oferta de productos financieros. Dado que son recursos enfocados en el retiro las contribuciones que se hagan a estos PPRs también se pueden hacer deducibles de impuestos. 

2) Invertir: invertir es un viaje y no un destino. Por lo que, instituciones como las Afores, Operadoras de Fondos de Inversión y Aseguradoras ofrecen productos de inversión gestionados por profesionales que se construyen con el objetivo de encontrar el balance adecuado entre el riesgo de las inversiones y los resultados esperados en el retiro.

Un ejemplo de productos de inversión para el retiro son los “Fondos Ciclos de Vida” que gestionan las Afores y Operadoras de fondos. Los Fondos Ciclos de vida están diseñados de acuerdo con la edad de cada persona y por tanto ofrecen la posibilidad de invertir en activos más riesgosos (como las acciones) o menos riesgosos (como los bonos), que permitan al ahorrador participar de las subidas y recuperarse de las bajadas en los mercados en el largo plazo.

Para darles una idea de los beneficios de invertir para el retiro, el 48% de los 5,144,633 millones de pesos que gestionan las Afores al cierre de noviembre de 2021, son producto de las plusvalías que han generado las inversiones de las Afores desde el 2008. El otro 52% han sido las contribuciones de los trabajadores. Desde 1997 y al cierre de noviembre de 2021, el rendimiento histórico del sistema ha sido en promedio 11.3% nominal cada año. 

3) Mantener la disciplina del ahorro y la inversión. Suena sencillo, pero es difícil mantener la disciplina del ahorro. Por eso existen muchas formas de ahorrar que se diseñan desde la tendencia a procrastinar que tenemos los seres humanos. La domiciliación automática para las aportaciones voluntarias a la Afore es un buen ejemplo; y en otros países la inscripción automática al plan de retiro de la empresa ha hecho que las personas que son inscritas automáticamente tengan tasas de ahorro 50% mayores a quienes se inscriben de forma voluntaria. 

Por último, es fundamental mantener la disciplina incluso cuando un trabajador deja de tener un patrón durante un periodo de tiempo. Los trabajadores independientes también se pueden registrar en una Afore y seguir ahorrando para su retiro: https://www.gob.mx/consar/articulos/trabajadores-independientes-como-me-registro-en-una-afore

Conocer el panorama para el retiro de cada uno de nosotros y llevar a cabo las acciones que sean necesarias para estar listos al llegar ese momento es una parte fundamental del bienestar financiero de cada individuo, de su familia y de la sociedad a la que pertenece.

Por: Adriana Rangel, jefa de Ventas Institucionales para América Latina de Vanguard

Fuentes y sitios de interés:

Este material es para fines informativos únicamente, y no constituye oferta ni invitación para comprar o vender valores, y ninguno de dichos valores se ofrecerá ni venderá a persona alguna, en cualquier jurisdicción donde dicha oferta, invitación, compra o venta sea ilegal conforme a la legislación aplicable. El uso de la información de este material queda a la entera discreción del destinatario.

La información sobre valores contenida en el presente debe ser revisada en conjunto con la información de oferta de cada uno de dichos valores, dicha información puede ser encontrada en el website de www.vanguard.com

Comparte esto:
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter