pleca-transparente.fw

Fibonacci: la ‘clave’ para no apostar en un mercado de incertidumbre 

Ingresar al mundo de las inversiones y conseguir ganancias no es un desafío sencillo. Para hacerlo, es importante tener cautela y conocer el riesgo que implica cada inversión, por lo que salir al mundo del trading y ‘apostar’ no luce como una idea prometedora.

¿En qué puedo basarme para conseguir certidumbre al invertir? La realidad es que el mercado financiero es un terreno en donde la certeza tiene muy poca presencia. Pero la respuesta para dejar de apostar ciegamente y apuntar hacia resultados favorables, tanto al vender como al comprar, no está sino en las matemáticas y la naturaleza misma.

Hablemos de la secuencia Fibonacci: se trata de una sucesión infinita en donde cada número es la suma de los dos anteriores, creando así series que obedecen a un patrón determinado. La secuencia Fibonacci, representada por el número 61.8 y conocida como proporción áurea, aparece en realidad en todos los aspectos del mundo: desde la naturaleza, la arquitectura y el arte, incluso en el cuerpo humano. 

En los mercados, el 61.8% marca la referencia de hasta dónde puede retroceder el precio de una acción antes de recuperarse y continuar al alza, o viceversa, cuál podría ser el punto máximo a partir del cual comenzará a caer.

En este sentido, resulta fundamental tomar en cuenta ese tipo de reacciones en el precio de una acción para identificar tendencias que permiten una toma de decisiones mucho más informada y no únicamente apostar hacia vender o comprar sin ningún tipo de respaldo.

Considerando que se trata de una herramienta vital para esperar a que los precios reaccionen y continúen con una tendencia que nos dará luz sobre qué camino tomar, resulta fundamental entender y poner en práctica dicho concepto. Sí, la preparación teórica y práctica debe ser la principal herramienta al momento de incursionar en los mercados financieros.

La realidad es que tener información a la mano permite tener y transmitir confianza al momento de actuar, en lugar de hacerlo con base en impulsos o decisiones repentinas. La adquisición de este tipo de conocimientos, entonces, resulta crucial y hará la diferencia entre un ‘apostador’ inexperto y un inversionista que decide con base en los datos, los hechos y desde luego la lógica.

Sin duda, el riesgo siempre estará presente al invertir en los mercados financieros. Sobre todo, no debemos olvidar que existen mercados muy inestables y con altos niveles de volatilidad, como es el de las criptomonedas por mencionar tan solo un ejemplo. Es por eso, que ante ese alto nivel de riesgo debido a las fluctuaciones que presentan los mercados, es muy relevante contar con herramientas como el 61.8% que permiten ver un patrón, ya sea de compra o de venta, basado en una secuencia numérica que representa hechos.

Y sí, las tendencias y movimientos dentro del mercado pueden variar demasiado de un día a otro de acuerdo a la especulación mundial sobre el tipo de cambio, y otros factores que golpean directamente los precios de las acciones e instrumentos financieros. 

Sin embargo, las secuencias matemáticas y las tendencias numéricas se mantienen, y resultan igual de importantes para posicionarse como una base para aprender a leer los patrones de comportamiento que presentan las inversiones, tal y como lo hacen los más experimentados.

En resumen, somos fieles creyentes de que eliminar la subjetividad con base en puntos de referencia de precios objetivos, puede marcar la diferencia entre un inversor enfocado en la generación de resultados y ganancias y un simple apostador del mercado financiero.

Por Eduardo Abarca, director general y cofundador de Aurea Capital Markets. 

Comparte esto:
Relacionado