pleca-transparente.fw

Inflación y el “Índice del Miedo”

Una de las principales preocupaciones de la economía a nivel mundial es la inflación, pues como mencionamos anteriormente en nuestro artículo “Ciclo de alza de tasas para frenar la inflación desbordada a nivel mundial”, en los últimos meses el mundo ha vivido una serie de eventos que han generado notables cambios en el panorama económico. Como recordarás, algunos de estos cambios han sido: incremento de los precios de la energía y alimentos -que han llegado a máximos históricos-, escasez de semiconductores, extraordinaria demanda de los consumidores posterior a la crisis por la pandemia del Covid-19, así como la invasión de Rusia a Ucrania, entre otros factores. 

Dichos cambios en el panorama han dado lugar los niveles más altos de los últimos 40 años en la aceleración inflacionaria. Consecuentemente, en un intento de contener la inflación, los bancos centrales alrededor del mundo han optado por un incremento de tasas. Esta medida utilizada por los bancos centrales ha sido agresiva, desatando así el miedo en los mercados, ya que se podría poner en riesgo de recesión a la economía. 

A partir de lo anterior, podemos decir que los niveles de volatilidad en la actualidad se relacionan con el hecho de que los inversionistas temen que los precios sigan dañando el bolsillo de los consumidores y que esto conlleve a mayores restricciones monetarias, pues debes tener presente que los niveles de volatilidad en el mercado reflejan confianza o miedo. Esto último también ha dado lugar a un incremento, a nivel mundial, en la demanda de instrumentos derivados, ya que los inversionistas buscan tener mayor certidumbre de los flujos futuros de sus carteras de inversión. 

Retomando la idea que mencionamos previamente sobre cómo ha cambiado el panorama económico en los últimos meses, nos gustaría mencionarte que consideramos importante ser capaces de cuantificar el sentimiento de los inversionistas y, así, saber el impacto que tendrá en el mercado. Una manera con la que podemos medir el miedo de los inversionistas es utilizando el índice VIX –también conocido como el “Índice del Miedo”-, creado en 1993 por el Chicago Board Options Exchange (CBOE). 

El “Índice del Miedo” mide la incertidumbre del mercado de acuerdo con las expectativas que tienen los inversionistas para el futuro. Esto lo hace al monitorear la volatilidad esperada a 30 días de una canasta de opciones de compra y venta del índice S&P500. 

Como sabrás, los Contratos de Opciones son instrumentos derivados que le dan al inversor el derecho, mas no la obligación, de operar en el S&P500 a un precio pactado, antes de una fecha de vencimiento fija. Por lo tanto, al tomar en cuenta una canasta de Opciones (para contemplar múltiples precios de opciones put y callcon distintos precios de ejercicio), este índice es capaz de recabar información acerca de los precios a los que los inversionistas están dispuestos a comprar o vender. 

Debido a que la volatilidad es una medida de variación entre los movimientos de precios de un activo, y el VIX recaba información de estos movimientos, entre mayor pesimismo e incertidumbre haya por parte de los inversionistas, el Índice del Miedo alcanzará niveles más altos pues esto implica mayor volatilidad. Para que tengas un mayor entendimiento de cómo es que el VIX refleja el sentimiento del inversor, podemos decir que cuando este índice tiende a cero los inversionistas muestran confianza en la economía de Estados Unidos de América. Por otra parte, cuando el nivel del índice es alto (algunos especialistas consideran alto un nivel mayor a 30), se puede interpretar como que existe volatilidad alta que podría conllevar al colapso de precios del S&P500 y otros índices bursátiles.

Entonces, ¿cómo podemos usar el índice para interpretar cuál es la expectativa actual de los inversionistas tras todos los eventos recientes? Primero, hay que ponernos en contexto: es importante mencionar que, tras los últimos datos de inflación, así como el incremento de tasas y la alta volatilidad, la venta de acciones ha cobrado fuerza. De esta manera, el capital está fluyendo desde la renta variable hacia la renta fija; por lo tanto, los precios han sufrido caídas. En junio de 2022, el S&P500 fue afectado por la presión bajista del mercado, pasando de un máximo histórico de 4,818.64 el 4 de enero de este año a un nivel de 3,675. Este comportamiento en el índice estadounidense fue acompañado de un incremento aproximado del 8% para el VIX, comportamiento normal debido a la relación inversa entre ambos índices.Si bien el VIX ha subido en los últimos meses y, en lo que va del año, alcanzó un nivel de 36.45, es importante señalar que no ha alcanzado un pico como el que se observó en marzo del 2020 tras el inicio de la pandemia. No obstante, desde principios del 2022 el VIX ha oscilado los 30 puntos. Lo anterior lo puedes interpretar como que, a lo largo de este año, en el S&P500 ha habido una volatilidad implícita promedio de 30%. Con este dato sobre las expectativas de volatilidad, sin duda, tiene sentido que se siga sintiendo miedo en el mercado causado por las medidas aplicadas por los bancos centrales al igual que la incertidumbre que estas generan. Como mencionamos, muchos inversionistas han acudido al uso de instrumentos derivados, como los que se encuentran listados en MexDer y liquidados en Asigna, como método de cobertura ante las expectativas crecientes de inflación debido a las repercusiones que esto tiene en los portafolios de inversión. Por ello, no nos sorprende que, tras todo lo que te platicamos en esta ocasión, en septiembre de este año se haya roto el récord de contratos abiertos sobre el Futuro del dólar en MexDer. 

Comparte esto:
Últimas Noticias