Cultura Financiera

Gasto de miedo: morir sin cobertura funeraria

En México se suele decir que lo único seguro es el pago de impuestos y la muerte. No contar con una cobertura funeraria se vuelve un gasto que no perdona a las familias. Lo curioso de esto es que sólo en esta etapa final de la vida los segundos se vuelven deducibles para quien los paga.

De acuerdo con información de la Profeco, cada año el valor de los servicios funerarios aumenta por lo menos en un 5 por ciento en relación directa a los ajustes de la inflación. Además, se calcula que en México solo el 4 por ciento de la población cuenta con un plan funerario.

Esta misma dependencia estima que los gastos funerarios de morir en México tienen un costo promedio de 40 mil pesos, sin embargo, estos suelen aumentar significativamente de acuerdo con los servicios que se incluyan, alcanzando cifras por encima de los 100 mil pesos.

Lo complicado de una situación como esta, además del gasto financiero cuando no se tiene previsto, es que difícilmente las personas estamos preparadas para un evento de este tipo, por lo que enfrentar la situación se vuelve algo más complejo que solo un gasto.

Con la pandemia del Covid-19, los servicios funerarios vinieron en aumento y con ello el pago de estos servicios encontró precios relativamente menores.  La AMIS (Asociación Mexicana de Instituciones de Seguro) reveló que el costo de la atención y gastos funerarios superó los gastos por el sismo de 1985 y se convirtió en la sexta catástrofe más costosa en el país. Maricela Morales Caballero, tanatóloga y asesor funerario explicó que, a lo largo de la vida, el hombre participa en diferentes eventos; bodas, XV años, graduaciones, entre otros, pero la muerte la niega, evento totalmente seguro en la vida. Al igual que otros eventos se deben tomar la decisión de lo que quiere y no dejarla para momentos difíciles con carga de dolor. Por lo que los planes funerarios ayudan en el proceso de toma de decisiones y el pago del gasto más fuerte, ya que durante el evento suelen presentarse otros gastos extraordinarios. 

Al momento de adquirir un plan funerario, la Profeco recomienda: confirmar que se trate de una empresa formalmente establecida a través de su registro en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; consultar en el portal de la Procuraduría su desempeño; comparar costos con otras empresas y revisar las condiciones del contrato para evitar cargos extras al momento de hacer efectivo el servicio.

Dentro de los servicios extras es importante considerar que se identifique si cuentan con capillas de velación, carrozas exclusivas para el servicio, personal capacitado con técnicos embalsamadores certificados por la autoridad correspondiente, áreas operativas independientes de áreas administrativas y zonas comunes limpias.

Algunas medidas para enfrentar esta eventualidad es el pago de seguros de vida que incluyen gastos funerarios por hasta coberturas cercanas a los 100 mil pesos, donde el derecho para ejercer esta cobertura es transferible o planes funerarios directamente comprados a quiénes ofrecen todo el servicio.

De acuerdo con información de empresas que ofrecen el servicio, un plan de previsión de servicios funerarios puede significar un ahorro de hasta el 50 por ciento en el servicio antes de que ocurra la eventualidad.  

Sabemos que estos temas son difíciles de planificar, sin embargo, la prevención te dará un poco más de tranquilidad.

Si este contenido te es de utilidad compártelo con tus familiares y seres queridos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.