Mercados Sostenibles

Nuevas tendencias sostenibles en el mercado de valores

Hace más de dos décadas que las empresas y los mercados de valores han sumado temas ambientales y sociales a sus estrategias y oferta de valores. Desde la creación del primer índice de sustentabilidad de Dow Jones en 1999, los mercados han evolucionado, ampliando los alcances de las iniciativas y con ello, dando pie a nuevos instrumentos y valores en el mercado bursátil.

En el 2011, la Bolsa Mexicana de Valores lanzó en México el primer índice sustentable S&P/BMV. Posteriormente, en 2016 se lanzaron los Bonos Verdes, un instrumento que en los dos últimos años ha cobrado especial relevancia entre las empresas mexicanas, permitiéndoles financiar proyectos medioambientales alineados a sus objetivos estratégicos.

Para la población y los gobiernos, el medio ambiente y el impacto social se han convertido en ejes rectores de diversas decisiones políticas y de negocios que, a su vez, impulsan el desarrollo de tecnologías e innovaciones en beneficio del desarrollo sostenible del mundo. Esta creciente preocupación ha llevado a que los mercados se adapten e innoven, no sólo con nuevos activos, también desde las empresas públicas.

2021 será un año importante para las emisiones de deuda sostenible. De acuerdo con S&P Global Ratings, la emisión de deuda global sostenible se estima supere los 700,000 millones de dólares en el año, frente a los 500 millones de 2020 a escala global. La estructuración de bonos verdes y sustentables, cada vez estarán más enfocados en iniciativas novedosas, que se adapten a la coyuntura global.

La Biodiversidad

A raíz de la pandemia, durante el confinamiento se observó alrededor del mundo un fenómeno inusual: los animales retomaron las calles de las ciudades. La preservación de la biodiversidad ha comenzado a ser integrada en las estrategias como una medida adicional de cuidado al cambio climático. Estas van desde preservación de fauna, hasta iniciativas en torno a la prevención de la deforestación y producción agrícola sostenible. 

Transición energética

Los acuerdos de París que buscan limitar el calentamiento global a 2°C, detonaron una serie de compromisos de gobiernos y empresas con una visión de largo plazo con objetivos de reducir las emisiones de carbono a cero. Las innovaciones tecnológicas que ayuden a cumplir paulatinamente con estos objetivos son cada vez más visibles, de cara no solo a compromisos de largo plazo, sino a objetivos mucho más tangibles en el corto y mediano plazo.

Impacto social

Al paso de los años, los inversionistas han estado presionando a las empresas a que generen un impacto positivo en la sociedad. A raíz de la pandemia, esa presión se incrementó ante la ampliación de la brecha socioeconómica y el rezago educativo, por lo que las compañías y gobierno han enfocado sus estrategias en apoyar a superar lo provocado por la pandemia. Entre las nuevas tendencias se encuentran los objetivos ligados a la seguridad de colaboradores, compromisos con las comunidades donde tiene presencia para apoyar en materia educativa, con el desarrollo de infraestructuras e incluso con mejorar las condiciones de vida al llevar agua o electricidad.

Desarrollo de capital humano

Para los inversionistas ya es de suma importancia que haya diversidad en las compañías. Las empresas con directoras generan mayor rentabilidad en el precio de las acciones. De igual manera, que se elimine la brecha racial, salarial y que haya mayor inclusión y oportunidades, como generar licencias de paternidad y maternidad a los empleados. 


Referencias:

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.