Mujeres BMV

Las mujeres y sus números

El 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer, y el mes resulta ser el foro perfecto para abrir la discusión sobre la relevancia del papel de la mujer en la vida laboral. Afortunadamente, cada vez más empresas están dispuestas a tomar acciones para cerrar la brecha que existe entre hombres y mujeres, particularmente, en torno a los puestos de alta jerarquía, y reducir la brecha salarial.

El 2020 cobró factura en diversas aristas. El Covid-19 originó un escenario poco favorecedor en muchos ámbitos. En lo económico, una recesión sin precedentes en más de 100 años, niveles de desempleo elevados, inestabilidad, crisis y retrocesos inminentes en muchos niveles, el social uno de ellos, en los que la inequidad de género se tornó más visible. De acuerdo con datos del INEGI, las mujeres en el mundo laboral hemos retrocedido 10 años, ya que solamente 41 mujeres de cada 100 en edad de trabajar, lo hacen de forma remunerada, lo mismo sucedía en el 2005. En el 2019 se había alcanzado una participación del 45%, pero la pandemia borró años de avance.

Un estudio realizado por el IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) demuestra que, si la participación de las mujeres aumentara, el PIB en México sería mayor en el 2030 en el orden de 3.5 billones de pesos adicionales o 15% más. Y la Organización Internacional del Trabajo señala que, si existiera diversidad de género en las empresas, habría más transparencia, más innovación, mayor entendimiento de los consumidores, y el retorno sobre el capital (ROE) aumentaría en por lo menos 10 puntos base. Datos de la OCDE señalan que si se redujera la brecha salarial en México (19% actualmente) aumentaría en 15 puntos base el PIB per cápita. La brecha salarial en México es entre las más grandes, comparado contra otros países miembros de la organización.

Por otro lado, se ha demostrado que entre más alto es el puesto jerárquico, más se desvanece la presencia de la mujer. En México, de las 130 empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores, el 65% de las mismas no cuentan diversidad de género en sus consejos de administración. Y de acuerdo con datos de la Bolsa, el 35% de las plantillas laborales están conformadas por mujeres, 15% son directivas y solamente el 1% de las empresas cuenta con una directora general, es así que, si bien las mujeres logran incorporarse en la vida laboral, resulta muy difícil ascender a puestos de alta dirección.

El IPADE realizó un estudio donde demuestra que solamente el 8.7% de los máximos órganos de gobierno de las empresas listadas en la bolsa de valores son ocupados por mujeres, y más desafortunado el dato si se observa al interior, porque solamente el 2% son consejeras independientes.

En este escenario, imaginar que el Día Internacional de la Mujer sea reducido a una felicitación por ser mujer, o se le quiera interpretar como un “asueto de género” son ideas que nos estancan, cuando tendrían el potencial de detonar diálogos, discutir, e intercambiar opiniones, hacerlo el foro perfecto para inspirar nuevos liderazgos, donde es necesario romper paradigmas y alzar la voz con la perspectiva de buscar un México mejor.

El camino ya está trazado, la agenda es abultada y podemos convertirlo en el día ideal para planear agendas públicas y privadas, abarcando justicia social, sí, y también de contribuir al crecimiento económico del país, a mejorar la vida de todos los que integramos a México, y de generar empresas más rentables, donde sumar, incluye a las mujeres.

Por: Alejandra Marcos,
Directora de Análisis y Estrategia en Intercam Banco
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.