Mujeres BMV

El talento no tiene género

Soy Catalina Clavé, directora general adjunta de Cámaras (Asigna) y de la Contraparte Central de Valores (CCV) y en el marco del Día Internacional de la Mujer, me sumo a la opinión de mis compañeras directoras para platicarte a ti, nuestro lector de Hablemos de Bolsa, cómo ha sido mi crecimiento profesional y los retos que he tenido como mujer en el sector financiero.

Inicié en el sector en 1988 y en esa época efectivamente el sector financiero estaba dominado por hombres.  Mi primera posición fue en la mesa de Mercado de Dinero, donde sólo había hombres y por lo mismo era un ambiente muy agresivo.  Recuerdo que, en 1990 cuando se inauguró el Piso de Remates actual de la BMV, en Paseo de la Reforma, un amigo que era corredor de Bolsa, me invitó a visitar el nuevo edificio y me especificó que para entrar era un requisito llevar falda o vestido. De primer momento al escucharlo pensé que era broma y cuando mi amigo me confirmó que era necesario, le respondí que prefería no ir.  Y fue hasta 1993 que conocí en persona el Piso de Remates, porque ya habían quitado la restricción de vestimenta para las mujeres.

Lo más difícil no era cómo te vestías, sino la actitud hacia las mujeres jóvenes a las que no se les apostaba por el hecho de que en algún momento considerarían la maternidad y los jefes decían que se irían e impulsarlas no tenía sentido.  Y puedo decir que sí, durante muchos años en este y en otros sectores, la desventaja de ser mujer y tener hijos era mayor.  Pero hoy la historia es completamente diferente, considero que actualmente tenemos prácticamente las mismas oportunidades y que también las nuevas generaciones ya tienen muy claro que la diferencia de género no tiene nada que ver con las capacidades de cada persona.

En cuanto a mi experiencia en el liderazgo de equipos en el liderazgo de los equipos desde la alta dirección ha sido muy gratificante, pues he tenido la suerte de contar con equipos mixtos y estoy convencida de que es una ventaja, ya que al final del día las mujeres y los hombres perciben los retos, oportunidades y riesgos de una manera diferente y eso es la que enriquece a los equipos, claro, solo si nos damos oportunidad de escuchar todas las voces. 

También he tenido la suerte de que me han acompañado muy buenos líderes y jefes, y que juntos hemos podido concretar planes y proyectos de manera exitosa.  Siempre he estado agradecida con las personas que han creído en mí, pero más con las personas que creyendo en mí no me han soltado y me han acompañado en mi crecimiento, recibiendo y dando retroalimentación, pues nadie crece y llega a una Dirección sin la guía y acompañamiento de su jefe. Durante todo este tiempo he puesto en práctica acompañar a mis colaboradores para que no se sientan solos en el camino.  Para mí el éxito o el fracaso es la suma de la participación de todos los integrantes.

El principal reto que he tenido en mi carrera profesional ha sido y seguirá siendo que las mujeres seamos escuchadas con la misma apertura que se escucha a un hombre, entendiendo que los estilos son diferentes y no por ello menos valiosos.  En muchas ocasiones se olvida que la mayoría de las mujeres que trabajan en una oficina también tienen un trabajo complicado en casa, pues nos hemos enfocado mucho en las dificultades en el trabajo, olvidando que las mujeres tienen una tarea adicional en casa y la igualdad de derechos y responsabilidades en ese ámbito no ha avanzado de igual manera y muchas veces lograr un balance entre el trabajo y la familia para una mujer es mucho más difícil y eso conlleva un estrés adicional al que puede tener un hombre en el trabajo de oficina.

Y también reconocer que efectivamente hoy en día son más los hombres que entienden el valor de un equipo equilibrado en género y esa ventaja hay que aprovecharla para apoyarnos entre nosotras y aplaudir las oportunidades que tenga cualquiera de nuestras compañeras.  

Por:Catalina Clavé Almeida,
Directora General Adjunto de Cámaras y de la Contraparte Central de Valores
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.