Cultura Financiera

Hábitos Financieros para los hijos, ejemplos buenos y malos

“Haces tanto ruido con tu ejemplo, que no escucho lo que me dices” – Ulises Ornelas

Parece que crear patrimonio es algo malo, acabo de leer un artículo de Tom Corley, autoridad internacional de hábitos de salud financiera y autor de varios libros relacionados. El artículo invita a procurar mejores hábitos para los hijos a través del ejemplo, un propósito que compartimos en Sin Excusas (SNX). Por ello, decidí compartirlo contigo, asiduo lector del blog.

Corley señala tres preguntas que con frecuencia realiza en sus conferencias en escuelas entre jóvenes:

A lo que nadie nunca alza la mano. Todos los estudiantes quieren ser exitosos y creen que pueden llegar a serlo, pero ninguno ha recibido algún tipo de educación al respecto por parte de sus padres o del sistema educativo. Además de que existen muy pocos cursos que enseñen los principios básicos o literatura financiera.

La mayoría de las personas viven al día esperando el siguiente pago. La mayoría acumulan más deudas que inversiones. La mayoría tienen dificultades para pagar universidades u hospitales. Y lo que es peor, que los niños están aprendiendo esto. Además, políticos y medios de comunicación califican a la gente que ha logrado crear patrimonios, de corruptos y codiciosos, que tienen demasiada riqueza y que esta debería ser redistribuida. ¿Qué mensaje se envía a las futuras generaciones? Pareciera que se les está enseñando que buscar éxito financiero es algo malo o que solo se logra de manera corrupta. Sin embargo, hay estadísticas acerca de los hábitos de las personas que construyen patrimonios y que sirven para mostrar las diferencias entre costumbres importantes:

Estos hábitos que impiden crear patrimonios, se enseñan a los hijos sin darte cuenta y te podrás preguntar, ¿qué tienen que ver los padres con los hábitos de pobreza?

Para Corley, la pobreza viene como resultado de muchos malos hábitos. Los mejores padres enseñan a sus hijos a pensar en el éxito, mientras que los malos padres enseñan hábitos de pobreza que alejan de la riqueza. No existe una brecha de riqueza, existe una brecha entre los padres. No tenemos desigualdad de riqueza, tenemos desigualdad de padres. Además, tanto los padres como las escuelas necesitan trabajar en conjunto para enseñar buenos hábitos a los niños.

1. Establece límites de televisión, redes sociales, video juegos y teléfono. Reduce el tiempo a máximo una hora al día.

2. Haz que lean con frecuencia y que escriban un resumen, para revisar su nivel de comprensión.

3. Haz que hagan ejercicio aeróbico entre 20 y 30 minutos diarios.

4. Limita el consumo de comida basura a menos de 300 calorías al día.

5. Incentívalos a soñar y a perseguir sus sueños.

6. Enséñales a establecer objetivos de largo plazo.

7. Si están en edad de trabajar, haz que sean voluntarios.

8. Enséñales a ahorrar el 25% del dinero que reciben en los cumpleaños u otras fechas.

9. Enséñales la importancia de llamar a familiares, amigos y profesores en fechas especiales.

10. Enséñales a enviar cartas de agradecimiento a aquellos que les han ayudado.

11. Demuéstrales que cometer errores no es malo. Ellos necesitan entender que la principal estructura del éxito está construida a través de las enseñanzas de nuestros errores.

12. Disciplina a los niños cuando hacen escándalos. Es importante que entiendan las consecuencias de no controlar sus emociones. La ira es una de las emociones más costosas. Hace que la gente sea despedida, divorcia parejas y destruye relaciones.

13. Enséñales que perseguir éxito financiero es algo bueno.

14. Los niños necesitan saber cómo administrar el dinero. Abre una cuenta de ahorros o inversión para ellos y enséñales que no pueden tener todo lo que quieren solo por pedirlo. Si lo quieren demasiado pueden usar sus ahorros. Adicionalmente les enseñará que deben trabajar para obtener lo que quieren.

15. Exígeles que participen en al menos una actividad extracurricular (además de deportes) en la escuela o fuera de ella.

16. Padres e hijos deben dejar todo de lado al menos una hora al día únicamente para hablar. No Facebook, no teléfono, solo cara a cara. Ese es el único tiempo de calidad que tendrás con tus hijos.

17. Enséñales cómo manejar su tiempo. Muéstrales cómo crear una lista de tareas y ayúdalos a seguirla diariamente.

Sería demasiado ambicioso pensar en seguir todas estas recomendaciones, Corley afirma que tomando sólo uno o dos de estos hábitos transformarás su vida por completo. El hábito de lectura puede impulsar el éxito de tu hijo. El hábito del ahorro o inversión puede ayudarlos a encontrar la independencia financiera. El hábito del ejercicio le dará la posibilidad de tener una vida larga y saludable.

Por: Carlos Ponce Bustos,
Socio Fundador de SNX, Sin Excusas, Constructores de Patrimonio

Contacto: Puedes escribir tus comentarios y dudas al correo cponce@snxsinexcusas.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.