Responsabilidad Social y Corporativa

Por una ciudad más sostenible… adiós a los plásticos desechables en la Ciudad de México

En la Bolsa Sostenible de México, como parte de nuestra estrategia ambiental, desde 2019 eliminamos los plásticos de un solo uso de nuestras instalaciones, identificando los principales plásticos utilizados y sustituyéndolos por materiales sostenibles para el medio ambiente.

La Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal es un paso muy importante para frenar un problema mundial que afecta de manera considerable al medio ambiente, a la sociedad y a la economía, además de que es una gran oportunidad para que las organizaciones y los ciudadanos analicen de qué otras formas pueden contribuir para disminuir el impacto ambiental.

Una oportunidad de mejorar y tomar acción

El pasado 1° de enero entró en vigor la segunda etapa de la legislación que frena la comercialización y entrega de plásticos de un solo uso en la Ciudad de México.

Esta Ley tiene por objeto regular la gestión integral de los residuos sólidos considerados como no peligrosos, partiendo del principio de Responsabilidad Corporativa, donde se reconoce que los residuos sólidos urbanos son generados a partir de la realización de actividades que satisfacen necesidades de la sociedad, por lo que su manejo integral es una corresponsabilidad social y requiere la participación conjunta, coordinada y diferenciada de productores, distribuidores, consumidores, usuarios de subproductos, y de los tres órganos de gobierno según corresponda, bajo un esquema de factibilidad de mercado y eficiencia ambiental, tecnológica, económica y social.

La primera etapa inició el 1 de enero de 2020, y consistió en prohibir la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico en los puntos de venta de bienes o productos, a excepción de los compostables.

En todo caso, los únicos productos aceptados serán los compostables, es decir, aquellos susceptibles de biodegradarse como mínimo al 90%, en un periodo de seis meses, si son sometidos a un ambiente rico en oxígeno o en contacto con materiales orgánicos.

¿Por qué es importante detener la distribución de plásticos de un solo uso?

Primeramente, comentemos que el plástico está hecho de polímeros, su componente principal es el carbono y se fabrica a partir de compuestos orgánicos derivados del petróleo. El principal problema es que desde el inicio de su producción hasta la fecha, solo el 9% ha sido reciclado. La mayoría termina en vertederos, basureros o en el medio ambiente.

Si los patrones de consumo y prácticas de gestión de residuos actuales continúan, para el año 2050, habrá aproximadamente 12 mil millones de toneladas de basura plástica en los vertederos y en el medio ambiente. Para ese mismo año, si el crecimiento en la producción de plásticos continúa al ritmo actual, el 20% del consumo mundial total de petróleo podría provenir de la industria de plásticos.

La vida útil de los artículos plásticos de un solo uso puede ser tan corta como cinco minutos y su descomposición tan larga como 500 años.

La mayoría de los plásticos no se biodegradan. En cambio, se descomponen lentamente en fragmentos más pequeños conocidos como microplásticos. Algunos estudios indican que las bolsas de plástico y envases hechos de espuma de poliestireno (comúnmente conocido como espuma de poliestireno) pueden tardar hasta miles de años en descomponerse, contaminando así el suelo y las aguas.


Referencias:

Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal. Disponible en: http://www.paot.org.mx/centro/leyes/df/pdf/2019/LEY%20_RESIDUOS%20_SOLIDOS_25_06_2019.pdf

Programa de las Naciones Unidas Para el Medio Ambiente. Disponible en: https://www.unenvironment.org/es/resources/informe/plasticos-de-un-solo-uso-una-hoja-de-ruta-para-la-sostenibilidad

Por: Nalleli Barajas, Sudirectora de Sostenibilidad de Grupo BMV
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.