Educación Financiera

Calificadoras de valores, ¿qué son y por qué son relevantes en el Mercado Bursátil?

Las Instituciones Calificadoras de Valores (ICVs), son entidades autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Su función principal es la de prestar sus servicios para realizar el estudio, análisis, opinión, evaluación y dictaminación de la calidad crediticia de una entidad o una emisión financiera.

Las agencias calificadoras son necesarias para el Mercado de Valores, ya que proporcionan una calificación a la capacidad crediticia para los Instrumentos de Deuda o de los Bonos Gubernamentales, el cual influye en la confianza de los inversionistas para adquirir sus valores.  Aquí podrás conocer mejor qué son, cuántas hay en México y sobre los valores que otorgan.

CALIFICADORAS.01

Los servicios de calificación de valores recaen exclusivamente en las instituciones autorizadas. La facultad para brindar estos servicios se otorga a sociedades anónimas organizadas de conformidad con la Ley del Mercado de Valores y las Disposiciones de carácter general, así como en lo no previsto por éstas en lo dispuesto en la Ley General de Sociedades Mercantiles. ​

De acuerdo con la página de la CNBV, la función principal de las Calificadoras es la de informar al mercado sobre los riesgos reales que enfrenta el público inversionista en la intermediación financiera. Su función es primordial, ya que brindan una mayor transparencia y una idea clara de la capacidad estructural y del entorno del emisor, lo que permite conocer los compromisos de pago de las empresas que buscan listarse en el mercado de valores, para aminorar la exposición de las empresas e inversionistas ante un conflicto de interés.

La CNBV supervisa en México a 7 Instituciones de este tipo:

CALIFICADORAS.02

Estas calificadoras deben cumplir con ciertas características, entre ellas, deben tener disponible en su página de internet el significado y alcance de sus calificaciones, los códigos de conducta que rigen su actuación, las metodologías y procedimientos que utilizan para el estudio, así como el análisis de la calidad crediticia de las entidades o emisores. También están obligados a revelar cualquier modificación sustancial para que puedan ser consultadas por el público inversionista.

Cada calificadora tiene su propia escala de calificación, pero de manera general, los niveles de calificación otorgados por las ICVs se agrupan en: AAA, AA, A, BBB, B, CCC, CC, C, D. La calificación AAA corresponde a un emisor con una capacidad muy sólida, nos dice que este cuenta con la capacidad de cumplir con sus compromisos financieros y una virtual ausencia de riesgos.

CALIFICADORAS.03

En el otro extremo están las calificaciones BBB y B, las cuales marcan una separación entre los grados de inversión y de especulación. Mientras que las de tipo D indican default o que los emisores no son capaces de pagar. Sin embargo, la CNBV recomienda consultar las escalas de cada una de las calificadoras en sus respectivas páginas de internet.

Además de la calificación, las Instituciones otorgan una perspectiva la cual se divide en tres categorías:

CALIFICADORAS.04

Cabe resaltar que las calificaciones que asignan las ICVs son una opinión sobre la calidad crediticia de la entidad o emisión y bajo ninguna circunstancia representan una recomendación sobre la compra o venta de un determinado valor.

La función de las ICVs es necesaria no solamente en el Mercado de Valores, sino también para el país, ya que proporcionan la información adecuada, que le permite al inversionista contar con una referencia confiable para la toma de decisión de su inversión.


Fuentes:

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

1 pensamiento sobre “Calificadoras de valores, ¿qué son y por qué son relevantes en el Mercado Bursátil?”

  1. Mis consultores me hablaron sobre las agencias calificadoras de valores y por qué es tan importante en el mercado de valores. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Es bueno que existan agencias de calificación y la gente pueda determinar de inmediato qué valores son más prometedores para las ganancias futuras. Pero siempre confío en mi opinión personal. Estoy recopilando información sobre una empresa cuyas acciones voy a comprar. Consulté mucho con mi agente financiero. ¡Pero todavía tomo la decisión! Por lo general, mi intuición no me defrauda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.