Análisis, Janneth Quiroz

La evolución de la pandemia continúa siendo el principal factor de riesgo económico

El pasado 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al COVID-19 como una pandemia debido a los altos niveles de propagación que se presentaron a lo largo de varios países durante los primeros meses del año. La evidencia muestra que este coronavirus parece ser más mortal y contagioso que lo observado en otras epidemias, como la influenza, debido principalmente a la falta de una vacuna.

Existen dos políticas de salud que los gobiernos pueden implementar para enfrentar activamente la epidemia en sus territorios, la de mitigación y la de supresión:

ANALISIS.01

  • Mitigación del virus: se trata de una política para reducir gradualmente el número de reproducciones (número de personas contagiadas por cada persona enferma). Esta medida es mucho menos eficaz para aplanar la curva del número de casos, con lo que la cantidad de enfermos aumenta significativamente en el territorio en el corto plazo.

Ventajas: la inmunidad de la población se acumula más rápido, con lo que se vuelve menos vulnerable a nuevos brotes en el mediano plazo. Adicionalmente, esta política evita paralizar las actividades sociales y económicas por un tiempo indeterminado.

Desventajas: se presenta una saturación importante en la capacidad del sistema de salud en el corto plazo.

ANALISIS.02

  • Supresión del virus: se trata de una política para reducir rápidamente el número de reproducciones. Esta medida es mucho más eficaz para retrasar la propagación del virus a corto plazo, con lo que la cantidad de enfermos disminuye significativamente en el territorio y la curva del número de casos se aplana.

Ventajas: disminuye el número de enfermos y se gana tiempo para expandir la capacidad del sistema de salud.

Desventajas: la inmunidad colectiva se ralentiza y la población se encuentra vulnerable a nuevos brotes a mediano plazo. Este problema se evita si se tiene pronto una vacuna efectiva o un tratamiento médico adecuado. Adicionalmente, esta política paraliza las actividades sociales y económicas por un tiempo indeterminado.

En la pandemia actual, ocasionada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, la gran mayoría de los países han implementado una política de supresión para hacer frete a la enfermedad de COVID-19, lo que llevó al confinamiento de gran parte de la población y a la parálisis económica. A pesar de ello, los contagios y muertes han aumentado en todo el mundo. Sin embargo, en varios países de Europa y Asia y en varios estados de EE.UU., las autoridades consideran que las infecciones han alcanzado su punto máximo, por lo que varios de ellos ya han iniciado el levantamiento de las medidas de aislamiento que mantuvieron cerradas las actividades económicas en un buen número de países.

El dilema de las autoridades radica en que, si los estados reabran las actividades productivas demasiado rápido, o sin las precauciones adecuadas, eso podría originar un nuevo brote, con graves consecuencias tanto para la salud de la población como para la economía. Por el lado de la demanda, el choque del COVID-19 se ha reflejado en una caída del consumo como consecuencia de la disminución del ingreso de las personas y las restricciones sanitarias que han generado menores oportunidades de gasto. Al respecto, diversas investigaciones señalan que los efectos sobre la demanda serán más profundos y prolongados que aquellos sobre la oferta, los cuales serán transitorios. Esto debido a que los consumidores esperan que los ingresos de sus hogares continúen disminuyendo en los próximos meses.

ANALISIS.03

Por ello, recientemente diversos organismos internacionales, como el FMI, la OCDE y el Banco Mundial revisaron drásticamente a la baja sus pronósticos de crecimiento del PIB mundial para este 2020, destacando que la profundidad y la duración de la crisis económica dependerá de la evolución de la pandemia.

Por: Janneth Quiroz, Subdirectora de análisis económico de Grupo Financiero Monex 
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.