Educación Financiera

Hace 23 años se formalizó el ahorro en México

El pasado 1° de julio se cumplieron 23 años de nuestro sistema de ahorro para el retiro y es muy aconsejable tener algunos datos que arroja la CONSAR y que nos darán cuenta de la dimensión que alcanza hoy, nuestro Sistema de ahorro para el retiro.

AHORRO.01A finales de la década de los 80, el sistema de pensiones en México estaba bajo la responsabilidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Se trataba de un esquema de reparto y beneficios definidos, en el que las aportaciones de los trabajadores activos costeaban parte importante de la pensión de los trabajadores retirados.

A principios de los años 90, se hizo evidente que el sistema de pensiones en México enfrentaba grandes retos. La combinación del incremento en la esperanza de vida con la disminución de la tasa de natalidad, ocasionó que la proporción de los trabajadores activos con respecto a los retirados disminuyera notablemente, impactando al fondo disponible para cubrir el pago de las pensiones futuras.

AHORRO.02

A partir del primero de julio de 1997, se puso en marcha el nuevo esquema de pensiones en México, operado por las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), mismas que están reguladas por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) y autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

México decidió reformar el sistema tradicional de reparto por un sistema público de capitalización de cuentas individuales gestionado por las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORE).

Este cambio trajo consigo beneficios tangibles para los trabajadores, entre los que destacan:

Derechos de propiedad: El trabajador es único dueño de su cuenta de ahorro para el retiro, el cual es heredable en su totalidad. Además de que por primera vez el trabajador está en el centro de las decisiones sobre su ahorro para el retiro.

Movilidad y Equidad: El trabajador puede laborar en distintas empresas y/o dependencias tanto del sector público como privado sin perder sus aportaciones. Es decir, existe plena portabilidad de sus ahorros.

Círculo virtuoso del ahorro: el ahorro de los trabajadores se invierte, en parte, en proyectos productivos que permiten alcanzar mejores rendimientos en beneficio del trabajador y que, a su vez, promueven el crecimiento económico y la generación de empleos permanentes y bien remunerados.

Correspondencia: las pensiones que se pagan en el nuevo sistema son resultado de la suma de las contribuciones tripartitas y de los rendimientos que se generan a lo largo de la vida laboral de los ahorradores a diferencia del anterior sistema en el que las contribuciones no tenían correspondencia con el monto de las pensiones, lo que obligaba al Estado a pagar la diferencia con impuestos generales o con endeudamiento. Además de su impacto fiscal, el sistema anterior era claramente regresivo.

Componente solidario: las pensiones de contribución definida en México tienen varios componentes solidarios que favorecen a los trabajadores de menores ingresos. Por un lado, a las contribuciones que realizan los trabajadores, se suman las de los patrones y del Gobierno Federal, y el mecanismo de la cuota social que aporta bimestralmente el Estado mexicano, el cual está diseñado para favorecer a los trabajadores de menores ingresos. Por otra parte, y no por ello menos importante, el sistema contempla una pensión garantizada para aquellos trabajadores que no hayan acumulado recursos suficientes para contratar una pensión.

Transparencia: A diferencia del anterior sistema de pensiones de reparto, en el sistema de pensiones de cuentas individuales los ahorradores reciben información periódica, y existe un amplio abanico de estadísticas mensuales, así como el informe trimestral al Congreso que publica CONSAR, con lo cual se promueve la rendición de cuentas.

Inclusión financiera: Lleva el sistema financiero formal a trabajadores que de otra manera no participarían en él. Cualquier ciudadano, ya sea que se trate de un trabajador independiente o de un trabajador del sector informal, puede registrarse en el sistema de cuentas individuales y, de esta manera, construir su propio ahorro previsional. El sistema es totalmente incluyente.

Las Afores fueron diseñadas para dar sustentabilidad al sistema de ahorro para el retiro en México, y son entidades financieras especializadas en administrar e invertir el ahorro de los trabajadores.

Por: Gerardo Aparicio Yacotu, Director de la Escuela Bolsa Mexicana. 

 

2 comentarios sobre “Hace 23 años se formalizó el ahorro en México”

  1. Quisiera saber cómo me informo de mi Aforé o si mis patrones me pusieron en alguno hace 22 años no recuerdo en ese entonces el número de seguro social si me pudieran ayudar

    1. Hola Blanca, puedes consultarlo en la página de e-sar: https://www.e-sar.com.mx/PortalEsar/public/index.do, ingresando en la sección Localiza tu Afore.
      Para realizar este trámite será necesario que tengas a la mano:
      – Tu Número de Seguridad Social (NSS) o tu Clave Única de Registro de Población (CURP).
      – Una cuenta de correo electrónico donde deseas que se te envíe la información que estás solicitando.
      Si no sabes cuál es tu NSS o CURP, en cualquier documento personal expedido por el IMSS o ISSSTE podrás encontrar esta información.
      Esperamos que esta información te se de utilidad.
      Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.