Análisis

Se contrae la economía mexicana

Acorde con el INEGI, con cifras originales, la actividad económica en México se contrajo -0.3% anual (a/a) durante el cuarto trimestre del año, un dato mayor a la variación esperada por el consenso de -0.5%. Las actividades primarias mostraron el mayor avance al incrementarse en +1.9% a/a, aunque este sector tiene una participación menor al 5% en la economía. Sin embargo, el sector industrial y el de servicios tuvieron comportamientos menos alentadores, pues el primero se contrajo por quinto trimestre consecutivo, en -1.8% a/a, mientras que el segundo avanzó solo a una tasa de 0.2% a/a. La desaceleración en este último sector ha sido uno de los principales factores detrás de la debilidad económica, pues la tasa de crecimiento anual es la menor desde 2009.

Por otra parte, en su serie ajustada por estacionalidad, la variación trimestral (t/t) del PIB fue de 0.0% t/t, cifra que no tuvo cambios respecto a la tasa del trimestre anterior pero que mejoró el pronóstico del consenso de -0.2% t/t, donde 2 de los 3 componentes tuvieron caídas. Las actividades primarias se redujeron en -0.9% t/t y las terciarias lo hicieron en -1.0% t/t, su baja más pronunciada del año. Por otro lado, las actividades terciarias avanzaron a un ritmo de +0.3% t/t, lo que contribuyó a que la variación del PIB total no fuera negativa en el trimestre. Sin embargo, considerando estas cifras, el crecimiento total de 2019 se redujo en un orden de -0.1% frente a 2018, condición que no se presentaba desde hace 10 años.

Las cifras preliminares del PIB reflejan nuevamente una economía estancada, pues las variaciones cercanas al 0% se han presentado durante los últimos 7 trimestres. No obstante, esperamos que en 2020 las condiciones para el crecimiento mejoren en función de una menor incertidumbre que facilite la recuperación de la inversión, una mayor capacidad de operación del gobierno, el efecto calendario por ser año bisiesto y las bases de comparación más favorables. Así, mantenemos nuestro estimado de un avance de +0.8% a/a para el PIB de 2020.

IMAGEN.ILUSTRATIVA.04

Por su parte, el Bureau of Economic Analysis reportó que durante el cuarto trimestre de 2019 la economía estadounidense creció +2.1% trimestral (t/t) anualizado. La cifra no muestra ningún cambio respecto a la registrada el trimestre previo, pero fue mayor a la tasa esperada por el consenso de analistas de +2.0%. Sin embargo, la tasa de crecimiento para todo 2019 fue de +2.3%, lo que confirma que el ritmo de expansión en Estados Unidos se ha ido desacelerando, pues en 2018 el incremento fue de +2.9%.

Del reporte del trimestre resalta nuevamente la debilidad en la inversión. En esta ocasión, la contribución de este rubro a la variación trimestral anualizada del PIB fue de -108 puntos base (pb), producto de una caída de -6.1% t/t, con el rubro de inversión de negocios disminuyendo -1.5% t/t y la residencial subiendo en +5.8% t/t. De manera desglosada, las mayores caídas se dieron en los segmentos de las estructuras comerciales, -10.1% t/t, y en el equipo, -2.9% t/t. A lo largo del año la inversión se ha visto afectada por la elevada incertidumbre y los conflictos comerciales, constituyéndose como la principal barrera para el crecimiento en EEUU.

Por otro lado, las fuentes de crecimiento de la economía estadounidense al cierre de año fueron el consumo y las exportaciones netas. En el primero de los casos, los gastos de consumo personal aumentaron en +1.8% y aportaron 120 pb al crecimiento total del trimestre. Sin embargo, la tasa refleja una desaceleración importante respecto al +2.1% del tercer trimestre y al +3.0% del segundo.

Por: Janneth Quiroz, Subdirectora de análisis económico de Grupo Financiero Monex 
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.