Análisis

Inflación y desempleo: Una particular correlación

En recientes declaraciones, el Presidente de la Fed, J. Powell, ha señalado que la relación entre desempleo e inflación se ha debilitado en los últimos años, ya que, pese la fortaleza del mercado laboral de EEUU (mayor cantidad de plazas creadas, crecimiento de los salarios, incremento en la participación laboral, baja tasa de desocupación cercana a niveles de 1970) no han habido presiones inflacionarias.

Quizá la relación entre inflación y desempleo es poco intuitiva, pero en realidad ha sido profundamente estudiada y desarrollada a lo largo de la historia del análisis económico.

En 1958, W. Phillips publicó un artículo en el que describía una relación empírica entre los niveles de desempleo y la variación de los salarios monetarios en el Reino Unido para el periodo 1861-1975. Ese fue el punto de partida de una de las discusiones más importantes de la teoría macroeconómica.

Phillps concluyó que, en efecto, existe una relación entre ambas variables en sentido inverso, pero no fue sino hasta dos años más tarde que los economistas P. Samuelson y R. Solow replicaron su trabajo (el cual llamaron “Curva de Phillips”) para otros casos, particularmente el de EEUU, haciendo explícita esa relación entre desempleo e inflación: a mayor desempleo, menor inflación; a menor desempleo, mayor inflación.

Esencialmente la lógica entre las variables es la siguiente: si las condiciones económicas se deterioran y la tasa de desocupación aumenta, las personas tienen una menor capacidad de compra (menos ingresos ante la falta de un trabajo), lo que provoca que disminuya su demanda por bienes y servicios, empujando los precios hacia abajo. En el caso contrario, cuando las personas están siendo contratadas, es decir, cuando el desempleo cae, el ingreso de las familias aumenta y entonces demandan más bienes y servicios, lo que presiona su precio al alza.

IMAGEN.GRAFICAANALISIS

Entonces, ¿por qué la inflación en EEUU no crece más, si el desempleo está alrededor de su menor nivel desde los 70’s? Lo primero a considerar es que entre los periodos observados hay diferencias significativas, ya que cada uno tiene condiciones económicas particulares que pueden alterar la relación entre distintas variables. Por ejemplo, actualmente hay nuevos desafíos, como los asociados a la Guerra Comercial y el envejecimiento de la población.

De hecho, los miembros de la Fed descartan que la relación entre desempleo e inflación haya desaparecido, aunque notan que se ha debilitado, por lo que han puesto en revisión su marco de actuación para que puedan seguir cumpliendo con su mandato dual: mantener controlado el nivel de precios y propiciar el crecimiento económico.

La Curva de Phillips sigue vigente, pero su magnitud varía conforme evolucionan las condiciones económicas, lo que requiere que los instrumentos de política monetaria se vayan adaptando a nuevos contextos.

Por: Ángel Huerta Monzalvo, Economista Jr.BX+
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.