Historia

El inicio del Sistema Financiero Mexicano y la Gran Depresión

En esta ocasión en Hablemos de Bolsa, te contaremos un poco de la historia del Sistema Financiero en México y su gran Depresión comenzando en el año de 1924, donde el Secretario de Hacienda, el Ingeniero Alberto Pani, inauguró la primera Convención Nacional de Banqueros, quien recomendó el nombramiento de una comisión permanente y la celebración anual de este encuentro.

La convocatoria proponía analizar los problemas estructurales y jurídicos del sistema financiero nacional en colaboración con las autoridades, en la búsqueda de soluciones ente las que se consideraba prioritario crear un organismo único de emisión y redescuento.

En este ambiente de concentración se logró decretar, el 24 de diciembre de 1924, la Ley General de Instituciones de Crédito y Establecimientos Bancarios, la cual estableció la Comisión Monetaria, definió las características de un banco central, clasificando seis categorías de bancos especializados y por decreto el 29 de diciembre se fundó la Comisión Nacional Bancaria. El Organismo dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dotado de autonomía para vigilar las instituciones de crédito, organizaciones auxiliares e instituciones de seguros y finanzas. Este organismo actuaría como órgano de consulta de la SHCP y tendría intervención en la formación de los reglamentos de las leyes respectivas.

IMAGEN.SISTEMAFINANCIERO.02.jpg

Entre tanto, la economía nacional mostraba signos contradictorios, el petróleo bajo de 11 a 8 millones de barriles mensuales y para 1927 la industria de construcción estaba paralizada. La cotización de valores fue casi nula con fuerte tendencia bajista en las pocas operaciones registradas. Para el 27 de julio de 1928 la Bolsa quedó bajo la vigilancia de la Comisión Nacional Bancaria, como un primer intento de reconocer su carácter de actividad pública, dentro del sistema financiero.

La economía de México fue afectada en 1929 por diversos factores internos y externos. La plata era desplazada por el oro en muchos países, especialmente en India y China que eran grandes compradores de la minería mexicana que ocasionó el desplome del precio y obligó a cerrar muchos establecimientos argentíferos que resultaban insostenibles.

La actividad bursátil fue un reflejó de la realidad nacional y, además, sufrió los efectos de la liquidación de los antiguos bancos de emisión y la poca demanda del sector industrial. En tanto, las Bolsas de los países industrializados vivían su peor crisis.

En octubre 27 de 1929 se produjo “el lunes negro” de Wall Street, que provocó la ruina de especuladores y grandes inversionistas. El día 24 se precipitó el pánico en Nueva York y desplomes en noviembre y diciembre, ocurriendo la quiebra de Bank of the United States.

Para el año 1930 las Bolsas del mundo se mantuvieron bajistas y en México las operaciones fueron casi nulas. El mercado mexicano se mostró impotente y aunque hubo una leve mejoría del precio de plata, el monto anual operado en ese mismo año fue de apenas $293, 082 mdp.

Finalmente, México se vio afectado con una crisis en 1931, debido a la escasa demanda internacional por productos mexicanos. La economía del país se fundaba en la agricultura y la minería, cuyos precios internacionales estaban deprimidos.

Te invitamos a visitar el Museo de la Bolsa (MUBO), donde encontraras a detalle la historia del mercado de valores mexicano.


1. Información obtenida del libro Cien Años de la Bolsa de Valores en México 1894-1994,
mismo que tiene como base el acervo iconográfico, notas y testimonios del Sr. Ernesto Riveroll González y la participación de los colaboradores externos
de la Dirección de Información y Estadística de la BMV.

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.