Análisis

Panorama macroeconómico del Segundo Timestre del 2019

El entorno económico internacional ha fortalecido la posibilidad de que los principales bancos centrales adopten posturas monetarias más acomodaticias; ya que, por un lado, en el segundo trimestre del año continuó la desaceleración de la economía mundial; y por otro, la inflación de estos países se ha mantenido en niveles reducidos. Derivado de ello, los mercados descuentan que los principales bancos centrales empezarán a recortar sus tasas de referencia en el presente año, mientras que otros ya lo han empezado a hacer, como es el caso de Australia, Chile, Corea del Sur, India, Islandia y Rusia.

En México, la actividad económica sigue desacelerándose como consecuencia del menor dinamismo de la economía global, de cierta debilidad de la demanda interna y una contracción del gasto público. En mayo, el IGAE registró una baja de 0.4% a tasa anual, con lo que la economía suma un avance limitado de 0.3% en los primeros cinco meses del año. Por su parte, la producción industrial cayó 3.3% anual en mayo, con ello el indicador suma siete meses consecutivos a la baja. En cuanto a la evolución de la demanda interna, estimamos que el consumo se moderará en el 2T-19 ante un menor ritmo de generación de empleos en el primer semestre de 2019, la cual asciende a 289.3 mil; ésta representa la menor cifra desde 2009 e implica una caída de 39.2% anual respecto al mismo periodo de 2018. En lo que concierne a la inversión fija bruta, ésta presentó una nueva caída en abril, medida con cifras originales. El indicador reportó una variación anual de -5.7%, registrando la tercera baja consecutiva. Por su parte, las exportaciones mostraron un avance de 6.7% anual en mayo, el cual fue resultado de un incremento de 7.7% en las exportaciones no petroleras y de una caída de 6.9% en las petroleras. Por destino, las no petroleras dirigidas a EE.UU. aumentaron 8.5% anual y las canalizadas al resto del mundo lo hicieron en 4.1%.

En cuanto a la inflación general anual, ésta disminuyó de 4.41% en abril a 3.95% en junio debido a la importante reducción que presentó el componente no subyacente, con lo que se vuelve a ubicar dentro del rango objetivo de Banco de México de ±3.0%. Por su parte, la subyacente se ubicó en 3.85%, mostrando una mayor resistencia a disminuir, pero ubicándose dentro del rango objetivo por 15 meses consecutivos. Estimamos que, para el cierre del año, la primera se encontrará en 3.7%.

IMAGEN.PANORAMAECONOMICO-01.jpg

De este modo, la economía local enfrenta un escenario similar al mundial. Por una parte, se ha agudizado la desaceleración económica y, por otra, las presiones inflacionarias se han venido reduciendo. Lo anterior genera un ambiente propicio para que Banco de México adopte una postura monetaria más acomodaticia. Sin embargo, en su último comunicado continúa observándose cautela por parte de la Junta de Gobierno ante eventos que podrían afectar las condiciones macroeconómicas del país, evitando dar una señal contundente de que se aproxima una relajación monetaria. Si se concreta nuestra expectativa de que la Reserva Federal recorte la tasa de fondos federales en la reunión de julio, Banxico tendrá mayor espacio para realizar una acción similar manteniendo sin cambios el diferencial entre las tasas locales y las de EE.UU. Por ello, mantenemos nuestro pronóstico de que la tasa de referencia se ubicará en 8.0% para el cierre del año, nivel que supone un recorte en la junta de diciembre.

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.