Análisis

Evolución Financiera de las Uniones de Crédito 2019

El sector de Uniones de Crédito muestra importantes retos para lo que resta del año, en temas de colocación de mayor control en la morosidad.  Al mismo tiempo, el sector se sigue consolidando debido a la salida de entidades con bajo volumen, principalmente por el creciente costo regulatorio y por problemas operativos. Dado que no se han visto fusiones o adquisiciones durante el periodo analizado, se esperaría que se mantenga una tendencia de terminación de operaciones dentro de las Uniones más pequeñas del sector. Asimismo, se observa una mayor concentración de activos por parte de las Uniones más grandes, ya que al cierre de 2018 las quince principales contaron con el 78.0% del total de activos del sector, lo que también es muestra de la consolidación del mismo.

De acuerdo con información de Banco de México (Banxico) [1],  observamos una desaceleración en el financiamiento para el sector privado por parte de intermediarios no bancarios[2], mostrando al cierre de 2018 un crecimiento real de -3.6%, y específicamente de las Uniones de Crédito, un crecimiento real de la colocación de 0.6%, tendencia que se ha acentuado durante 2019. En seguimiento a este comportamiento, al cierre de 2018 se observó un menor crecimiento de activos y cartera del sector. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) [3], hay un menor crecimiento real[4] en activos en cuatro años, al pasar de 18.2% en 2015 a niveles de -3.6% al cierre de 2018, que termino con un total de P$65,269.0 millones (m), principalmente por salida de recursos que impactaron la liquidez.

Si bien la colocación y el crecimiento de activos ha sido menor, el sector ha mostrado un esfuerzo en cuanto a la diversificación en su oferta de productos. Se observa un crecimiento importante en las operaciones de factoraje y arrendamiento, presentando un crecimiento de aproximadamente 4.0x en un año; sin embargo, estas operaciones únicamente ponderan un 2.3% de la cartera total.

Respecto a la calidad de la cartera, se observa un deterioro en el sector, puesto que tuvo el crecimiento más importante de cartera vencida en los últimos cinco años, con un 27.7% real al 2018 vs. 2017; a pesar de que este crecimiento ayudó ligeramente a pulverizar este resultado, el índice de morosidad ajustado[5] alcanzó un nivel de 2.7% (vs. 2.1% en 2017 y 2.3% en 2016). Sin embargo, el indicador aún mantiene niveles sanos. Es importante mencionar que la cartera vencida sin garantía es la que tuvo el mayor aumento, por lo que resultaría un área de oportunidad.

Referente al fondeo de las Uniones de Crédito, el crecimiento real que tuvo en 2018 fue de -1.4% y se encuentra en línea con el volumen de las operaciones activas; en este sentido, los préstamos a corto plazo tuvieron un incremento de 21.2%, mientras que en el largo plazo tuvo una reducción de 32.5%. Este comportamiento es una tendencia en el sector de Uniones de Crédito debido a que la incertidumbre económica a nivel global, aunado a la cautela que genera cada cambio de administración, impacta en el aumento de la aversión al riesgo por parte de los socios inversionistas.

CARTERADECREDITO

Por otro lado, si bien se observó un incremento en la morosidad durante el 2018, esta no fue compensada por una mayor generación de estimaciones, lo cual se ve reflejado en un menor índice de cobertura, pasando de 0.9x a 0.8x en 2018; estando por debajo de la unidad que es una preocupación. No obstante, esto llevo a una mejora en la utilidad de la operación y en las utilidades netas, donde se exhibió un crecimiento de 2.5%, acumulando un monto total al cierre de 2018 de P$959.3m, que a su vez se ve reflejado en la estabilidad de la rentabilidad, presentando un ROA y ROE (Retorno de activos y Rentabilidad sobre recursos propios, respectivamente, por sus siglas en inglés), en niveles moderados de 1.5% y 9.0% respectivamente al cierre.

UTILIDADNETAVSROA

Por último, el apalancamiento se mantiene en niveles similares al mostrarse en 5.0x (vs. 5.2x en 2017), principalmente porque el capital se fortaleció a un mayor ritmo que sus obligaciones. Lo que refleja sanos niveles de apalancamiento.


[1] Banco de México.

[2] Uniones de Crédito, Entidades de ahorro y Crédito Popular y Sofomes E.R.

[3] Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

[4] Crecimiento real con precios de 2018.

[5] Cartera Vencida + Castigos 12m) / (Cartera Total + Castigos 12m).

Por: Fernando Sandoval, Director Ejecutivo de Análisis de Instituciones Financieras y ABS
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.