Educación Financiera

Tiempo en Acciones

Al decidir sobre acciones, el tiempo es importante. Incluso en nuestro idioma la palabra acción sugiere algo dinámico. A diferencia de los términos usados en el idioma inglés, donde al referirse a inversiones accionarias, los angloparlantes comúnmente usan “shares”, “stock” o “equity”, palabras en las que la connotación sería: tener participación en valores o en capital. Esto mismo es “acción” en castellano y en contexto financiero. Además “acción” principalmente significa “Ejercicio de la posibilidad de hacer” según la Real Academia Española.

Sin la percepción del tiempo nada es dinámico ya que, sea sutilmente o por contraste, el tiempo permite apreciar un cambio de estado y de situación. En cuanto al tiempo, una de las primeras acciones al invertir es definir el tiempo de permanencia. En términos de horizonte de inversión a ese tiempo se le conoce como “plazo”, y definir el plazo al invertir en acciones es importante.

En la inversión accionaria es frecuente notar un énfasis en el precio, a veces sin prestar mucha atención al tiempo, esto es debido a que la diferencia porcentual entre el precio de compra y el de venta definirá el rendimiento. Sin embargo, el plazo puede hacer gran diferencia en el resultado. Por ejemplo, sólo atendiendo a los precios supongamos que se obtiene una ganancia de +5%, con esta cifra aún faltaría algo para determinar si es una buena inversión o no, ya que es necesario saber si el plazo sería de un día o de una década.

Debemos advertir que las nociones de corto, mediano y largo plazo varían de inversionista a inversionista. Para un participante de mercados que realiza operaciones intradía, el mantener una posición accionaria por más de una semana podría ser “largo plazo”. En cambio, para un inversionista institucional, el mantener acciones por un año o menos puede ser “corto plazo”. En general, conviene precisar el número de meses, años o días que representa el plazo en cada situación.

IMAGEN.TIEMPOENACCIONES.jpg

La oportunidad también existe en función del tiempo, por definición una oportunidad es sólo un momento o una circunstancia. En otro sentido, en el de los riesgos, resaltando el valor del tiempo  según reza un dicho popular: “no mata la bala, sino la velocidad”. En física un desplazamiento relacionado a una variación en el tiempo es velocidad. En las inversiones de deuda se utiliza una noción similar en el cálculo de las tasas de interés.

En la inversión accionaria lo importante en relación al tiempo es el periodo de “exposición” al riesgo de mercado, o volatilidad, que pudiera ocasionar pérdidas de capital. En las inversiones de largo plazo en acciones se espera que la ganancia sea lo suficientemente atractiva para otorgar un premio al riesgo asumido. Así, la tasa libre de riesgo de los instrumentos de deuda es un criterio a considerar al decidir invertir en acciones a largo plazo. Por otra parte, al invertir en acciones sólo por periodos cortos de tiempo puede ayudar a acotar el riesgo ante la volatilidad y también a reducir los costos de oportunidad inherentes a un mayor plazo.

Por: Agustín Becerril García, Analista técnico de BX+
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.