Entiende a la BMV

La Volatilidad: una medida del riesgo de mercado

Seguramente has podido observar como en el mundo financiero todos hablan sobre un concepto relacionado a los riesgos del mercado: la Volatilidad, pero ¿qué es en realidad la Volatilidad?, por definición, podemos establecer que la Volatilidad es una medida de riesgo que pretende medir la intensidad y frecuencia de los movimientos en el precio de un cierto activo financiero. En términos estadísticos, esta es mejor conocida como la Desviación Estándar, la cual es calculada a partir de qué tanto se alejan los datos en una muestra respecto a su media.

En las finanzas y principalmente en los mercados bursátiles, los inversionistas pueden obtener ganancias económicas a partir de cambios en los precios de los activos financieros que componen sus portafolios, es decir, necesitan de la volatilidad para poder conseguir que sus inversiones sean exitosas. De igual forma, estos movimientos en los precios pueden traducirse también en riesgos que afecten el desempeño de sus carteras en caso de no estar correctamente diversificadas y con estrategias de cobertura ante escenarios bajistas o de mucha volatilidad.

Como podrás imaginarte, los Derivados Financieros pueden convertirse en un buen aliado para realizar coberturas eficientes y por lo tanto poder capitalizar la presencia de Volatilidad en los mercados. Por ejemplo, las Opciones son un instrumento cuyo precio depende de diversos factores, siendo la Volatilidad esperada del activo subyacente el más importante y posiblemente también el más difícil de estimar. Para ello, existen varios métodos que tienen como objetivo el poder pronosticar de forma más precisa cuál será la Volatilidad observada en el mercado en el futuro. Un método frecuentemente utilizado es conocido como el de la “Volatilidad Histórica” el cual utiliza la desviación estándar de una muestra de datos pasados para intentar predecir el futuro. Por otro lado, existe la “Volatilidad Implícita” la cual pretende encontrar mediante un despeje, cuál es la Volatilidad a la cual están siendo cotizadas las Opciones en el mercado a partir de un precio real observado. Es importante resaltar que no hay un modelo mejor que otro para estimar la Volatilidad de la forma más acertada, por lo que muchos de los inversionistas combinan ambos modelos junto con algunas otras técnicas estadísticas para hacerlo. Esto ocasiona que cada quien tenga una estimación de la Volatilidad esperada distinta, lo que favorece a la oferta y la demanda de Opciones en el mercado.

IMAGEN.VOLATILIDAD

Adicionalmente, existen unos indicadores financieros conocidos como “Índices de Volatilidad” como por ejemplo el VIX Index, que pretende reflejar la Volatilidad a la cual están cotizando las Opciones del Índice Standard & Poors 500, o el IPC VIX que se calcula a partir de las Opciones listadas en el MexDer del Índice de Precios y Cotizaciones (S&P/BMV IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores. Estos Índices de Volatilidad son coloquialmente conocidos como los “Indicadores del Miedo”, ya que tienden a subir cuando en el mercado hay incertidumbre y suelen bajar cuando en el mercado hay calma y estabilidad.

Es importante que siempre tengas presente que las inversiones en el mercado conllevan diversos riesgos financieros a consecuencia de la Volatilidad. Te recomiendo que consideres incluir en tus portafolios de inversión estrategias con Derivados para mitigar y administrar sanamente estos riesgos.

¡Qué no te de miedo, invierte con Derivados!

Por: Servicios Transaccionales Mercado de Derivados
Contacto

Deja un comentario