Educación Financiera

¿Cómo educar a nuestros futuros empresarios?

“Mi generación la tuvo fácil: nosotros teníamos que buscar trabajo. Pero ahora, cada vez más, nuestros hijos van a tener que inventar un trabajo” decía el columnista de The New York Times Thomas Friedman, considerando la rapidez con la que están cambiando las cosas hoy en día, todos debemos reinventarnos y reimaginar el futuro, mucho más a como lo hacían nuestros padres.

Según estimaciones citadas por el Foro Económico Mundial señalan que entre el 75 y 80% del mercado laboral de los países industrializados en el 2030 estará integrado por trabajadores independientes o temporales, en este nuevo mercado laboral en el que cada vez más, las personas trabajaran por cuenta propia, lo importante en ellos será su capacidad de automotivación, creatividad, detectar nuevas oportunidades, la facultad de resolver problemas y el trabajo en equipo, pero todas ellas no se podrán conseguir de no contar con una adecuada salud financiera.

Las competencias anteriores serán abordadas con seriedad por la escuela de manera formal y de importancia relevante en esta economía de la uberizacion, donde todos seremos vistos como empresarios, entonces ¿de qué manera comenzar a educar a nuestros futuros empresarios?

Un empresario, debe saber analizar sus estados financieros y para ello lo primero que es recomendable hacer desde muy pequeños es relacionarnos con los productos financieros formales, ¿Qué tal abriendo una cuenta bancaria?, que podría hacerlo como titular a los 15 años de edad, o bien antes con la autorización de sus padres.

Es necesario mostrarle al joven empresario la lógica contable de lo que posee en caja y como esto mediante los cargos a su cuenta se ha venido transformando en una cantidad de activos, hacerle ver que la conformación de un patrimonio requiere de esfuerzo y disciplina para concretar un sueño en el corto, mediano y largo plazo.

Los temas referentes a las inversiones y las diferentes alternativas de instrumentos que tiene a su disposición deben ser explicados para que conozca más de cerca y esté al tanto de los emisores de esos títulos donde ha invertido, contarles la historia real de cada organización gubernamental o empresa que respalda y le da seguridad a su inversión.

IMAGEN.SOLIDACULTURAFINANCIERA-03

Con base en un análisis de su comportamiento como ahorrador, se puede comenzar a planear un esquema de financiamiento que puede ser por parte de un socio llamado Papá o Mamá o bien mediante el uso de un plástico de una tienda departamental, con la intención de comenzar a crear un historial crediticio que le permita, en un futuro, ir sumando una cantidad propia de dinero para hacerse de mayores bienes en el largo plazo.

Aunque muy probablemente ya no requieran de nuestra ayuda cuando decida la conformación de una familia o su independencia total, estaremos tranquilos ya que tendrá las herramientas en conocimientos, así como las habilidades, pero sobretodo, la actitud para gestionar los retos y grandes satisfacciones de haberle heredado lo más importante, una cultura y además siendo esta, financiera también.

El pequeño empresario debe comenzar a serlo y tratarlo como tal desde ahora, y que se monte en las diferentes olas de la innovación surfeando no solo con dominio sino con mucha satisfacción al hacerlo.

Por: Gerardo Aparicio Yacotú,
Dir. Escuela Bolsa Mexicana
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.