Historia

¿Sabes cómo surgió el financiamiento Bursátil?

Hablemos de bolsa, sabe que es primordial el conocimiento histórico del comercio mundial, ya que es participe del surgimiento del financiamiento bursátil, el cual es una opción real y eficaz para atender necesidades financieras de las empresas con visión de trascender. Por tal motivo, te invtamos a conocer este hecho histórico.

El financiamiento bursátil, surge dentro la expansión industrial y formación de grandes capitales, donde las bolsas europeas y las primeras bolsas del continente americano comenzaron a desempeñar una significativa función en la captación y aplicación de los recursos económicos, aportados por grandes y pequeños generadores de ahorro.

En siglo XVlll se inicia un periodo de profundos cambios, dado el contexto de la Revolución Industrial, donde la sociedad en cuanto a su economía deja de basarse en la agricultura y la artesanía, para depender de la industria. Es así, que antes de la Revolución Industrial, la sociedad se sostenía del autoconsumo y sus ciudades eran poco desarrolladas, por lo tanto, tres cuartas partes de la población subsistían con trabajos agropecuarios. Con la llegada de la Revolución Industrial, aparecen las máquinas de hilar y tejer, que consiguen aumentar rápidamente la producción con poco personal, también surgen técnicas para el desarrollo del trabajo y la especialización de la mano de obra.

La Revolución Industrial nace en Gran Bretaña a mediados del siglo XVIII, la cual fue posible por la existencia de una monarquía liberal y no absolutista, que consiguió quedar libre de guerras, lo cual genero una moneda estable y un sistema bancario bien organizado, que dio origen al Banco de Inglaterra en 1694. Además, produjo cambios tecnológicos, socioeconómicos y culturales; como lo fue la modernización del transporte que dio un vigoroso impulso en la economía mundial y al surgimiento de grandes mercados.

Aunado a esto, los cambios económicos que estaban surgiendo impulsaron a los pioneros de la industrialización, que habían financiado sus empresas con capital familiar, y las nuevas necesidades los impulsaron a la búsqueda de nuevas fuentes de financiación. Es el caso del ferrocarril, para cuya implantación y desarrollo se necesitaban grandes cantidades de recursos que desbordaban las posibilidades de los particulares adinerados, agudizando la necesidad de acumular grandes volúmenes de recursos financieros e intensificando la integración de capitales mediante la formación de sociedades anónimas. Por tal motivo los empresarios acudieron a la banca en busca de créditos con los cuales hacer frente a los crecientes desembolsos de inversión.

Durante la primera industrialización los capitales estuvieron dispersos en pequeñas empresas que competían en un mercado libre y  las sociedades anónimas estaban constituidas por socios propietarios de acciones (participaciones) de la empresa, que se repartían los beneficios generados proporcionalmente, es así que la compra y la venta de acciones tuvo como escenario la Bolsa de valores, que  invirtió para que los empresarios pudiesen juntar el capital necesario para construir fábricas, repartiendo la propiedad de las compañías entre los inversionistas, que recibían la promesa de beneficios futuros.

A manera de conclusión, la industrialización en gran escala no hubiera sido posible sin la concentración de capitales y créditos colectivos a través del mercado accionario y de obligaciones; dinamizando todas las fuentes de ahorro disponibles e involucrando a numerosa accionista dispuestos a compartir los beneficios y el riesgo.

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.