Análisis

México cierra con crecimiento moderado en 2018

El crecimiento económico del país en 2018 ha sido moderado, derivado de una menor inversión local y extranjera ante la incertidumbre de las condiciones de comercio internacional y políticas públicas. Pese a que se prevé que el PIB crezca este año entre 2.10 y 2.30%, persisten factores que debilitarán la actividad productiva en el siguiente ejercicio.

La política proteccionista de Estados Unidos y las amenazas de imponer aranceles y cancelar el tratado de libre comercio de América del Norte, fue determinante para que la actividad productiva disminuyera en el actual ejercicio, por una fuerte dosis de incertidumbre. Finalmente, se acordó mantener un tratado trilateral de comercio que considera importantes modificaciones en las reglas de origen del sector automotriz.

El nuevo acuerdo trilateral entre Estados Unidos, México y Canadá, prevé nuevas condiciones de producción en el sector automotriz que podrían afectar los actuales niveles de ventas y exportaciones, si es que las armadoras extranjeras consideran pertinente buscar nuevas estrategias fuera del país.

Las elecciones y el cambio de gobierno, han generado incertidumbre este año y limitado la inversión productiva y de cartera; de hecho, la mayor incertidumbre se ha observado a partir de octubre y existe la desconfianza por la conducción de la política económica y financiera una vez que el presidente electo asuma su cargo al frente de la Republica.

Otro factor de riesgo característico para el crecimiento económico de este año, ha sido el proceso de normalización de política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos y sus efectos sobre el mercado financiero nacional, con el natural reacomodo de carteras de inversión a través de operaciones en el mercado de cambios y efectos negativos para el peso, las tasas de interés y la inflación.

Las tasas de interés más altas, desincentiva la inversión productiva, reduce el consumo y el poder adquisitivo de las familias. La tasa de interés local de referencia internacional ha subido alrededor de 130 puntos base en lo que va del año.

Dado el escenario de volatilidad en el mercado financiero y efectos sobre los precios, el Banco de México determinó elevar en dos ocasiones la tasa de referencia con objeto de contener las presiones sobre la inflación y el tipo de cambio, también se espera que antes de que finalice diciembre, la Junta de Gobierno anuncie un nuevo incremento.

Esta decisión, junto al efecto de alzas en tasas de interés en Estados Unidos no favorece la evolución de las finanzas públicas, considerando un mayor costo financiero para la deuda gubernamental.

Así las cosas, es difícil que se observe un cambio en el escenario económico en las próximas seis semanas y, por tanto, la expectativa de crecimiento del PIB se mantiene en alrededor de 2.10%, no obstante, considerando la creciente volatilidad en el mercado financiero, el tipo de cambio pudiera superar niveles actuales de 20.50 pesos por dólar y el nivel de precios, finalizar con un incremento entre 4.50 y 4.80 por ciento.

Y con estos datos, recibiremos año nuevo.

Analista económico
Contacto: irasemaandres@yahoo.com.mx

Deja un comentario