Inversión y Financiamiento

Primero ahorro, después invierto

Si has tenido oportunidad de consultar nuestros artículos anteriores, te darás cuenta que dimos inicio con las definiciones básicas de Inversión y Financiamiento, y la clasificación de estos dos conceptos. Asimismo, hicimos referencia a los instrumentos de renta fija y variable, y en cuál de ellos puedes realizar tus primeras inversiones.

Sin embargo, antes de comenzar a invertir es necesario hacer un par de distinciones entre ahorrar e invertir, porque no es lo mismo.

Ahorrar es la acción de guardar parte de tú gasto ordinario actual para tener un respaldo económico en determinado tiempo. Algunos ejemplos populares y que seguramente conoces son la tanda, o el sistema piramidal a los que pueden invitarte, pero sin ninguna garantía de poder recuperar tú dinero, puedes ubicar el famoso “guardadito” o el típico ahorro en una alcancía.

En cambio, Invertir es transformar tu ahorro en un patrimonio financiero mediante la compra de activos financieros (ya te platicamos con anterioridad la existencia de diversos activos, pero puedes volver a revisarlos aquí).

Los instrumentos de inversión son el medio idóneo para alcanzar y lograr tus objetivos a determinados plazos.

Suena fácil ¿verdad? Lo importante es poner en práctica un ahorro para que después, conformes un portafolio de inversión. Lo cierto es que a los mexicanos nos cuesta mucho trabajo ahorrar y, por ende, invertir.

PRIMEROAHORRO,DESPUESINVIERTO-01

Nuestros hábitos se reflejan en la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, en donde más de 31 millones de personas que ahorran lo hace en la informalidad, es decir, en el cochinito, las tandas, la flor de la abundancia, y un largo etcétera.

El 30 por ciento de este segmento no lleva ningún registro de sus ingresos y de lo que gasta. Solamente el 44 por ciento de los mexicanos tiene una cuenta bancaria. Y con esto te vas a ir de espaldas, el 96 por ciento de los jóvenes entre los 19 y 25 años de edad, no se informan acerca de los productos financieros a los que podrían tener acceso. ¿Verdad que sí es para preocuparnos?

Te invitamos a que comiences practicando el ahorro para que obtengas capital e inicies un hábito de inversión, porque casi siempre gastamos más de lo que tenemos y damos prioridad a las cosas que nos gustan. Lo ideal sería que antes de realizar alguna compra nos preguntemos ¿lo quiero?, ¿lo necesito? Y tomar una decisión.

Conviértete en un inversionista y comprueba que la Bolsa Mexicana de Valores no está tan lejana de lo que puede parecer.

Por: Comunicación Corporativa
Contacto

 

2 comentarios sobre “Primero ahorro, después invierto”

  1. 1 pensamiento sobre «Primero ahorro, después invierto»

    Las instituciones de ahorro recomiendan para practicar el llevar un ‘record’ de todos nuestros gastos, hasta los más pequeños, para conocer y darnos cuenta en qué se va nuestro dinero. Este consejo lo he llevado a cabo por más de 20 años por medio de una agenda diaria y ha sido toda una revelación.

    Anotar diariamente no solo lo mis ingresos y egresos sino en qué actividades lo he gastado, me ponen en alerta y calculo, antes de salir, una cantidad a llevar en la cartera para no sucumbir a la tentación de comprar o gastar. Así, en los primeros años he recurrido a diferentes métodos de anotaciones en la agenda que trato de llevar conmigo a todos lados -porque me dado cuenta de que el importe de las compras sin comprobante pueden irse de tu cabeza si no la anotas-, he logrado ahorros muy importantes que me han dado la gran satisfacción de saber que sí puedo ahorrar.

    Esta práctica diaria también ha dado el conocimiento acerca de la economía en México, esto es, los cambios de precios en lo productos y servicios y cómo merman nuestro poder adquisitivo, lo que en consecuencia disminuye nuestro ahorro.

    He aprendido que a todo lo anterior se le denomina como Finanzas Personales, y para aquellas personas o familias a las que se les dificulta ahorrar existe la Economía Doméstica Complementaria (EDOCO), que trata sobre recurrir a emprendimientos informales para generar un ingreso extra y que consideramos válido cuando se explotan habilidades para satisfacer necesidades en nuestra comunidad.

    Por lo tanto, ahorrar se convierte en un cúmulo de conocimientos y estrategias para no solo separar un porcentaje de nuestros ingresos al ahorro, también adquirimos el hábito de ahorrar un poco más cuando vamos educando nuestra manera de comprar diariamente, esto es, no solo preguntarnos ¿lo quiero?, ¿lo necesito?, sino: ¿qué quiero?, ¿qué necesito?, ¿cuánto y cuándo lo quiero?, ¿cuánto y cuándo lo necesito?

    Finalmente, estudiemos ahora cuánto necesito ahorrar para poder invertir, no solo en la Bolsa, sino que en el caso de las EDOCO resulta muy importante para la puesta en marcha de su negocio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.